El amor más importante :) sin duda, el amor por uno mismo

  • 15 febrero 2018

El año pasado también escribí sobre estas fechas, y qué menos que escribir sobre un tema tan importante como el amor. Para los que os lo perdisteis, aquí teneís el artículo.

Resumiendo, escribí sobre los distintos tipos de amor. Efectivamente: los hay de todo tipo, pero creo que se me olvidó el más importante: el amor por uno mismo.

 

Parece algo básico. Fácil para algunos, como decía, básico. Algunos lo tacharían de egoísta, pero la verdad es que creo que es de los tipos más importantes de amor que existen. Yo puedo decir que sé conscientemente que no es algo egoísta, y me refiero con lo de conscientemente a que me sé la teoría, pero que, en la práctica, muchas veces me cuesta.

 

¿Hace tiempo que no montáis en avión? Seguro que recordáis la escena en la que la azafata os recuerda que la mascarilla, sin lugar a dudas, os la tenéis que poner primero vosotros, y luego, ayudar al que tenéis al lado. ¿Por qué? Porque si vosotros perdéis el conocimiento, ya sois dos que estaréis mal. La teoría no lo hace más fácil 🙂

En la vida pasa igual. Creo que tenemos metido en el cuerpo la idea del sacrificio, por los demás, y no dudo que tengamos que ayudar y darnos, pero el cómo es lo que estoy poniendo en duda.

 

¿No es verdad que?:

  • Cuanto más sano esté yo más podré ayudar a los demás.
  • Cuanto más sepa más podré enseñar.
  • Cuanto más feliz sea más podré compartir mi felicidad y compartir mi alegría.
  • Si tengo paz podré ayudar a que los demás tengan un poco.

Y así un largo etc…

La idea está clara:

no se puede dar lo que no se tiene

 

Y todo esto me lleva a un tema, un libro y un video de youtube que me parecen fascinantes.

El tema es el de la libertad personal. Una mujer, Ayn Rand, que escribió uno de los libros que más me impactó hace tiempo en el que defiende la libertad del individuo sobre todas las cosas. Y no os equivoquéis… no es la libertad entendida como libertinaje, que es lo que parece que se lleva ahora de hacer lo que nos da la gana, sino la libertad aceptando las consecuencias que nuestras elecciones puedan traer.

 

No hay más amor propio que el amor incondicional por uno mismo. Tanto, que luchamos por lo que queremos, por lo que somos, sin condiciones externas. Eso sí, aceptando que no le tiene que gustar a todo el mundo, que habrá gente a la que no le guste e incluso que supondrá ir a contracorriente 🙂

 

Esta mujer, sabiendo que sus ideas no eran fáciles, escribió sus ideas en modo “novela”. La primera, “La rebelión del Atlas”, os la recomiendo a todos. Otra de sus novelas, “El manantial”, la convirtieron en película, para acercar esas mismas ideas al público, y en esa película, que acaba con un juicio, el protagonista que defiende las ideas en cuestión se defiende a sí mismo en un famoso alegato final. Es el video que comparto a continuación. Dura unos pocos minutos. De verdad, no os lo perdáis.

Aquí tenéis el link del video

Hace falta valor por defender las ideas propias, por decir lo que se piensa y por ser uno mismo. Parece fácil pero no lo es. Espero que disfrutéis del video, que hagáis del nuevo libro “la rebelión del Atlas” una nueva lectura y que disfrutéis de San Valentín y del amor propio todo el año 🙂

 

Un abrazo de corazón a corazón

Ana

 

About This Author

Al terminar mi cuarto año de medicina tuve mi primer contacto con la quiropráctica, y al profundizar en su conocimiento encontré un nuevo sentido a todo.

Comments are closed