Dar gracias por TODO… ¿pero por todo?

  • 23 noviembre 2017

Hoy se celebra acción de gracias. Es un día muy bonito y no por el pavo ni todo los acompañantes típicos, aunque los que lo hemos vivido tenemos que reconocer que está riquísimo, sino por lo que el día inspira: la gratitud.

Un tema que en este blog no es nuevo, eso desde luego. Yo sigo con el reto de gratitud, de dar gracias cada día por tres cosas, y apoyada en las personas que se sumaron al grupo de whatsapp (algunas hace poco y otras desde el principio). Para los que no lo conozcáis, aquí os dejo el artículo, y os recuerdo que siempre estáis a tiempo de sumaros 🙂

Es verdad que la gratitud no debería estar presente solo un día, pero mejor un día que nada. Es un poco como la Navidad, que a algunos nos hace más conscientes de los lazos familiares o la muerte de un ser querido, que nos hace vivir más intensamente cada momento de la vida. Lo ideal sería que fuera así cada momento, cada día, pero mejor un ratito o un día de cada año que nada. 

El caso, como decía, es que hoy es acción de gracias, y es un buen día para agradecer TODO lo que tenemos. Y como dar las gracias por lo bueno muchas veces es fácil y sale solo, hoy he decidido hacer un pequeño ejercicio. Dar gracias por lo otro… por lo que no tengo, por lo que no me gusta, etc… porque como dicen los que saben mucho, de todo se aprende y en todo lo malo hay algo bueno así que ahí va:

  • Doy gracias por los días flojos porque me hacen apreciar los días en los que estoy a tope.
  • Doy gracias por mis “achaques” de salud porque me hacen valorar el resto de partes de mi cuerpo que funcionan muy bien.
  • Doy gracias por las cosas que no me puedo permitir porque me hacen ser consciente de lo mucho que sí tengo y de la suerte de poder vivir en el primer mundo.
  • Doy gracias por personas que ya no están en mi vida, porque soy mucho más consciente ahora de las que sí tengo.
  • Doy gracias por no llegar a todo lo que quiero hacer a veces y estresarme yo misma porque eso significa que tengo trabajo y muchas ideas en la cabeza.
  • Doy gracias por las discusiones, porque sé que las tengo con personas que me importan y a las que importo. Si me dieran igual, no discutiría.
  • Doy gracias por los nervios, porque si no tuviera nuevos retos no me pondría nerviosa.
  • Doy gracias por las dudas y la incertidumbre, porque si no me planteara tomar decisiones nuevas o abriera mi mente a nuevas posibilidades, no dudaría.

Y por ultimo, doy gracias por todas estas cosas que me pasan cada día, no necesariamente agradables, porque eso significa, que un día más, sigo vivita y coleando 🙂

A seguir disfrutando de cada día, con todo lo que la vida trae 🙂 TODO!!!

Un abrazo de corazón a corazón.

Ana

About This Author

Al terminar mi cuarto año de medicina tuve mi primer contacto con la quiropráctica, y al profundizar en su conocimiento encontré un nuevo sentido a todo.

Comments are closed