¿Quieres ser un poquito más feliz? A veces no es tan complicado…

  • 17 noviembre 2016

Hoy tengo la gran suerte de compartir con todos vosotros un grupo de personas muy especial. Un grupo de personas que no se conocen de nada y que durante un año (algunos un poquito menos) han dedicado un minuto de sus vidas a cambiar, a mejorar y a sacarle más provecho a la vida.

Antes de deciros lo que estas personas han hecho, quiero agradecerles a todos los que han participado en este pequeño proyecto. Han sido valientes, se han lanzado, han crecido y por supuesto, me han ayudado a mí a mantener mi compromiso ¡Gracias equipo!

Al acercarse la fecha del primer aniversario, les pregunté a todos 3 cosas:
1. ¿Cuáles son para ti los mayores beneficios de haber participado en este proyecto?
2. ¿Por qué se lo recomendarías a alguien?
3. Si tuvieras que destacar una cosa buena que ha cambiado en tu vida… ¿Qué dirías?

Muchas de las respuestas son realmente parecidas, y eso sólo me hace sentir más gratitud y alegría, porque indica que el proyecto en sí ha tenido sus frutos.
Aprovecho y comparto lo que estas personas tan especiales han conseguido:

– Han conseguido recordar las cosas bonitas y buenas que pasan todos los días, hasta las más sencillas, ser más conscientes de las pequeñas cosas y no darlas por hecho.
No se han centrado en lo malo o en lo que no nos gusta.
– Han aprendido a fijarse en todo lo que tienen alrededor.
– Han aprendido a parar, cerrar los ojos y ser más conscientes.
– Han cambiado su actitud ante las cosas que les pasan: ver el vaso medio lleno en vez de medio vacío.
– Han aprendido a integrar las cosas que les pasan y a buscar siempre la parte del aprendizaje que todas esas situaciones traen consigo.
– Les ha supuesto tener un sitio donde expresar lo que sienten.
– Han aprendido a no dar importancia a las cosas que no las tienen.
– Se han dado cuenta de que todos los días hay algo bueno y que muchas veces antes las pasaban por alto.
– Se han dado cuenta de los beneficios de participar en grupo, porque nos recordamos unos a otros nuestro compromiso, y sobre todo, nos ayuda a ver cosas que nosotros no vemos a veces. La fuente de alegría que supone ver las razones por las que los demás sienten gratitud a pesar de que todos tenemos días en los que cuesta un poco más ver esas cosas buenas
– Se han dado cuenta también de que tendemos a fijarnos en lo malo y que con un pequeño esfuerzo se puede ver siempre algo bueno.
– Han recordado que la vida merece la pena vivirla y aprovecharla al máximo porque el tren solo pasa una vez 🙂
– Han sido capaces de convertir las cosas pequeñas en grandes.
– Han visto cómo las cosas buenas que les pasan a ellos y a los demás, y sobre todo las pequeñas alegrías de cada día son una fuente de felicidad.
– Han sido conscientes de cómo poner las cosas por escrito es importante. No sólo sentir las cosas, sino ponerlas por escrito… más fáciles de recordar y con un impacto mucho mayor.
– Han aprendido a valorar cosas más sutiles y todo aquello que forma parte de lo inmaterial.
– Algunos de ellos eran escépticos con este tipo de proyectos, y a parte del obvio beneficio de abrir la mente, se han dado cuenta de lo que el apoyo de compañeros supone y que nos ayuda a ver más colores en el día… muchos de nosotros lo olvidaríamos si no fuéramos parte del grupo.
– Han cambiado su perspectiva y visión de la vida, y se han dado cuenta de que a veces se agradecen cosas que parecen importantes como la vida o la muerte, pero otras tantas se han centrado en cosas realmente sencillas… los dos aspectos parte de nuestro día a día.
– Han conseguido ser capaces de cultivar una conciencia más positiva para sacar lo mejor de cada día a pesar de que sea un día bueno o uno de esos que solo apetece olvidar…
– Se han llevado una grata sorpresa con respecto a lo que los demás tienen para agradecer.
– Han aprendido a pedir menos y aceptar lo que hay.
– Se sienten más afortunados.

Y os lo recomiendan a todos para aprender a fijarnos más en lo bueno, dejar de ser autómatas, porque os desean ese aumento de conciencia, porque os desean un vida más consciente, más sencilla y un cambio de perspectiva que nos reconecta a todos con lo que realmente importa.

¿No es increíble? Las respuestas lo son, pero detrás hay un grupo de personas normales como tú y como yo. Para mí son especiales porque no solo han dicho que quieren crecer, mejorar y ser más felices, sino que han adquirido el compromiso con ellos mismos y lo han cumplido. En definitiva, han pasado a la acción, y precisamente, no sólo decirlo sino hacerlo es lo que les ha ayudado a todos a conseguir lo que han conseguido.

La mayoría de cambios en la vida no son complicados. No se trata de hacer grandes cambios. A veces, con un minuto al día y con la disciplina que este grupo ha demostrado, es suficiente. Literalmente, un minuto al día… ¿Quién no tiene ese minuto? ¿No crees que merece la pena invertir este tiempo en ti y en ser un poquito más feliz?

Ahora sí, os cuento en qué consistía el proyecto:

Hace un año cree un grupo de Whats app.
– Invite a todo el mundo. A algunos les conozco muy bien, a otros no les he visto en mi vida y a pesar de todo es un privilegio poder contar con ellos
– Cada día (recomendable por las mañanas para empezar el día con buen pie), cada uno de nosotros escribimos tres razones por las que sentimos gratitud. Así de sencillo. Pueden ser cosas que pasaron el día anterior, alguna ilusión, retos superados, personas que tenemos nuestro alrededor, el tiempo…. cualquier cosa.
– Muchos de nosotros formamos parte de muchos grupos de Whatsapp y evitamos meternos en más porque suponen mensajes continuos… así que una de las normas para no “agotar” a los miembros es que el grupo está exclusivamente para escribir esas tres razones. No nos contestamos, no nos enviamos nada etc… es más por respeto que por otra cosa.

Nada más… así de sencillo. Os dejo el artículo del año pasado en el que compartía los beneficios de la gratitud, lo que facilita hacerlo en grupo, la importancia de ponerlo por escrito etc….

Como decía antes, a veces los grandes cambios vienen por pequeños detalles. Un minuto cada día, nada más. Casi todos andamos con el móvil encima.. ¿qué te cuesta?

El grupo seguirá siempre y cuando haya gente como estas personas… especiales, realmente dedicadas a mejorar y crecer. Ahí seguiremos así que aprovecho para invitaros a todos. Lee otra vez todos los beneficios que estas personas han compartido con vosotros… ¿no os gustaría sentir todo eso? Me imagino que sí. No lo pienses… actúa. Es un grupo anónimo y mantenemos el respeto y el cariño entre nosotros. Como decía uno de los miembros, un sitio donde cada día puede expresar lo que lleva dentro.

Para todos aquellos interesados en participar, solo tenéis que mandarme un email a anaysuscosasblog@gmail.com o mandarme un whatsapp al 629063329

Un abrazo a todos. Y un abrazo super especial a todos los miembros del grupo que me hacen sentir tantas cosas buenas, que me demuestran que se puede vivir mejor y que sobre todo me dan esperanza 🙂 Este artículo está dedicado a todos ellos: ¡verdaderos campeones!

 

Ana

About This Author

Al terminar mi cuarto año de medicina tuve mi primer contacto con la quiropráctica, y al profundizar en su conocimiento encontré un nuevo sentido a todo.

Comments are closed