¿Qué quieres de verdad?

  • 8 noviembre 2018

Hay momentos en la vida que son realmente gratificantes.

La mayoría de esfuerzos que hacemos son de esos que categorizo como “procesos” y no “eventos”. ¿A qué me refiero? A que más que un gran esfuerzo de un día, es cosa de pequeñas cosas todos los días. No sé a vosotros, pero a veces a mí me parecen un poco desagradecidos esos esfuerzos. Es como si no se vieran los resultados suficientemente rápido… ¿Y quién se mantiene motivado si no ve resultados?

A lo que íbamos…

decía que hay momentos realmente gratificantes porque de repente te das cuenta que has avanzado más de lo que tú crees y te das cuenta de que toda la dedicación, esfuerzo, tiempo etc… invertido, ha merecido la pena. ¡qué maravilla de sensación!

Hoy me ha pasado a mí, en relación a uno de mis hobbies, cantar :), pero la verdad es que lo veo cada día en la consulta con las personas que deciden invertir su tiempo, dinero y confianza en  nosotros 🙂 El cuidado quiropráctico no está pensado para arreglarte en un evento (un ajuste) . Es más un proceso que te pone en una dirección (optimizando tu cuerpo).

Es algo así como las clases de inglés. El primer día no entiendes nada, pero no cabe duda que si algún día vas a querer tener una conversación en ese idioma, vas a tener que dar esa primera clase, cuanto antes mejor, ¿verdad? Es el conjunto de todas esas clases, poquito a poco, lo que hace que un día vayas a Londres y seas capaz de enterarte de lo que pasa 😉

Pasa lo mismo con el deporte. Un día salimos a correr y al día siguiente no estamos preparados para correr una maratón, ¿verdad? pero si queremos correr una maratón, tendremos que empezar por algún sitio, aunque sea empezar por correr 2 minutos…

A veces resulta desalentador, así que… ¿qué nos motiva? Sin duda el viaje a Londres o correr la maratón… en el caso de la Salud, todo eso que podemos hacer, nuestra calidad de vida, y lo que supone funcionar lo mejor posible…

Por supuesto sin olvidar de disfrutar durante el proceso… que no se nos olvide 🙂

Yo te pregunto: ¿qué quieres? ¿Con que sueñas?

Casi con toda seguridad lo que hará falta para conseguirlo será un proceso y no un evento. Un proceso que implica tiempo, dedicación, esfuerzo y sacrificio. Los niños no lo saben, y se pican si no consiguen lo que quieren “para ya”, pero nosotros somos adultos, y sabemos que los procesos llevan tiempo, y que de una manera o de otra, nos lo tendremos que currar.

Si lo quieres de verdad, merecerá la pena. Si no, tal vez no lo quieras tanto como crees.

Un abrazo enorme de corazón a corazón

Ana

About This Author

Al terminar mi cuarto año de medicina tuve mi primer contacto con la quiropráctica, y al profundizar en su conocimiento encontré un nuevo sentido a todo.

Comments are closed