¿Quién cuida al cuidador?

  • 18 octubre 2018

No soy la primera ni la última que va a hablar de este tema… sólo pretendo compartir mi visión del tema.

Por un lado mi experiencia profesional, por otra lado, mi vivencia personal. Son parte de lo mismo, porque como os podréis imaginar, soy la misma… lo veo y me afectan las dos situaciones de un modo diferente, así que comparto las dos.

Por un lado está lo que veo en la consulta. Me refiero a todas esas personas que están bajo cuidado quiropráctico y que se dedican a cuidar de los demás: auxiliares, enfermeras, médicos, dentistas, etc… tal vez no sean profesiones físicamente tan duras como trabajar en una mina, pero tienen la dureza de suponer una dedicación personal a una persona que sufre. Supone aprender a dar, cuidar, empatizar, amar… y con un desapego que te permita salir del trabajo enterito… o cambiar de un paciente y seguir con el siguiente. Ayer mismo lo hablaba con dos médicos que vienen ya desde hace años. Cómo hay pacientes que te marcan y cómo nosotros mismos nos exigimos seguir hacia adelante y coger la siguiente ficha y darlo todo una vez más…

¿Quién cuida entonces del cuidador? Ayer lo hablaba con ellas y no hace mucho tiempo con una auxiliar del departamento de oncología. La importancia de cuidarse ellas (donde por supuesto se incluye el cuidado quiropráctico) para poder darse a los demás. Si no, llega un momento que ya no puedes darte más. 

¿Son solo esas personas las que cuidan? ¿Son solo esas personas las que se dan a los demás? Ni mucho menos… aquí es donde entro ya en algo mucho más personal….

¿Cuántas personas tenéis a vuestro alrededor, madres y padres, familiares, amigos… que dedican su vida a cuidar de personas mayores, amigos u otros familiares? Si os ha tocado o actualmente os está tocando seguro que me entendéis perfectamente. No es solo el cansancio físico. Es el cansancio emocional

Lo sé… es agotador. Se hace con todo el amor y dedicación del mundo, pero una vez más, os pregunto… ¿Quién os cuida a vosotros? ¿Cómo recargáis las pilas?

Por un lado cada uno de nosotros tendremos que ser conscientes, buscar un espacio para recargarnos, sin duda, y por otro… tal vez podamos usar una serie de herramientas o de apoyos para no llevar esa carga solos… Si os digo la verdad, me alegra saber que hay profesionales y personas en general a las que puedo cuidar y mimar para que puedan seguir cuidando a sus seres queridos y en sus trabajos… es mi trabajo, un honor y mi propósito. 

Con mi trabajo lo tengo “fácil”. Les ajusto y sé que les ayuda. ¿Pero sabéis qué? Que hay muchas maneras de ayudar a esas personas que ayudan… un paseo, un abrazo, compartir la carga….y eso lo podéis hacer todos 🙂

A ver si entre todos nos hacemos, una vez más, un poquito más conscientes 🙂

Un abrazo de corazón para todos aquellos que hacéis esa labor tan importante, profesionalmente o no… y en especial a mi Ama, que se da tanto tanto a los demás, que entre todos le tenemos que recordar de vez en cuando que a veces es ella la que importa 🙂

Ana

P.D. Sé que no es fácil dejarse cuidar. Al fin y al cabo la gente depende de ti… hace falta valor para decir “necesito ayuda” y muchos de nosotros no estamos programados para pedirla… pero ¿sabéis qué? como me dijo uno de mis mentores el otro día… “No hace falta ser fuerte todo el rato”… me lo dijo tres veces hasta que una lágrima me caía por la mejilla… asentí y le tuve que dar la razón 🙂 No es señal de debilidad… es una parte humana que todos tenemos, necesaria además para poder seguir hacia adelante con esa fuerza que todos tenemos… así que adelante, mimaros, cuidaros, permitiros y ¡a seguir!

Un abrazo una vez más 🙂

About This Author

Al terminar mi cuarto año de medicina tuve mi primer contacto con la quiropráctica, y al profundizar en su conocimiento encontré un nuevo sentido a todo.

Comments are closed