¿Todo va mal? cosas a tener en cuenta…

  • 2 agosto 2018

A veces nos ponemos en plan catastrofista. Creo que nos pasa a todos, y no me extraña si nos paramos a leer los periódicos, ver las noticias y nos fiamos de todo lo que aparece en las redes sociales… pero… ¿podemos fiarnos de todo lo que vemos y oímos?

Hace poco apareció un artículo en el periódico que sí que creo que merece la pena leer porque supone un análisis que nos conviene hacer a todos… una reflexión de cómo funciona la mente humana… si os parece os lo resumo un poco 🙂

  • cuando los problemas se vuelven menos frecuentes, ampliamos nuestro concepto de “problema”. Para mí esto es significativo, porque significa que pase lo que pase, y si no tenemos esto en cuenta, nunca vamos a dejar de tener problemas. Nuestra situación puede mejorar muchísimo, y aún y todo, seguiremos encontrando motivos para quejarnos y para sufrir… Resumen de los investigadores: “Tu cerebro nunca se queda sin problemas que encontrar”
  • la felicidad subjetiva y la objetiva no tienen por qué ir en paralelo. ¿Por qué es esto importante? Primero, porque significa que a veces, aunque tengamos motivos para ser super felices, podemos tener un día malo (creo que nos pasa a todos), y también porque puede pasar al revés… ¿cuántas historias hemos oído de personas que son felices en circunstancias poco favorables?

¿Por qué esto es peligroso? 

Desde mi punto de vista porque si nuestro cerebro “redefine” los problemas cada 5 minutos, y no somos conscientes, somos fácilmente manipulables (incluso por nosotros mismos), y sobre todo, infelices. 

Las redes sociales, los políticos (cada cual con sus intereses) etc… no hacen más que compartir todo lo que va mal o bien en este mundo. Unos que va a mejor, otros que va a peor… pero… ¿qué datos objetivos tenemos?

Esto no es solo aplicable a los problemas del mundo y de la sociedad en general, sino a nuestras vidas.

Creo que debemos hacer un esfuerzo por recordad que nuestro cerebro tiende a eso:

  • a siempre querer más, olvidando dar gracias por lo que YA tenemos y apreciando lo que hay. No está mal tener ambición, pero seguro que no nos parece bien que uno de esos jugadores multimillonarios quiera cobrar más 🙂 Está en su naturaleza también…
  • a siempre buscar problemas, olvidando que la mayoría de las veces son tonterías sin importancia. En esos casos, no hay nada como preguntarse: ¿Qué es lo peor que podría pasar si el “supuesto” problema fuera cierto y ocurriera?
  • que nuestro cerebro es manipulable… (con todo lo que eso implica… ¿podemos usarlo para bien? 🙂

Comparto el link del artículo del periódico que leí el otro día. Creo que merece la pena leerlo y que cada uno saque sus conclusiones. 

Por mi parte, y basado en ese artículo, ya me he comprado 3 libros para aprender un poco más 🙂 Seguiré compartiendo lo que vaya aprendiendo.

Un abrazo de corazón a corazón.

Ana

About This Author

Al terminar mi cuarto año de medicina tuve mi primer contacto con la quiropráctica, y al profundizar en su conocimiento encontré un nuevo sentido a todo.

Comments are closed