Una vez oí una frase en mi cabeza…

  • 5 abril 2018

A lo largo de mi vida he leído mucho, he hablado otro tanto con maestros y mentores y he escuchado al menos un poco 🙂 Tal vez menos de lo que me habría gustado, lo reconozco. Es uno de esos aspectos que me queda mucho por trabajar 🙂

 

El caso es que he tenido la suerte de aprender mucho de gente que sabe muchísimo. He aprendido sobre experiencias que han vivido, sobre mi profesión, sobre la profesión de los demás, sobre sus opiniones y otras tantas cosas… todo para llegar a darme cuenta de que todavía falta mucho por saber y por descubrir… que vivir no es un evento, sino un proceso y que todavía, espero, me queda mucho.

 

Hace unos años tuve una experiencia un tanto peculiar. Durante una época un poco convulsa en la que paré más de lo habitual, viviendo en Estados Unidos, aprovechaba el tiempo que tenía para escuchar, descansar, parar. Una tarde, y no sé cómo explicar esto mejor, “oí” una frase en mi cabeza. No os detengáis demasiado en ese detalle porque realmente es lo de menos… creo que lo importante es la frase en sí.

 

La vida es un camino solitario.

 

Por aquel entonces me resultó realmente duro de oír. Me generó una soledad tremenda, más todavía si cabe teniendo en cuenta el momento que estaba viviendo, hasta que lo entendí un poquito mejor.

 

La vida es un camino solitario… ¿Y eso qué significa?

 

  • significa que tu vida solo la puedes vivir tu
  • que tu camino es tuyo, y nadie lo puede hacer por ti
  • no significa que tengas que sentirte solo, porque te encontrarás mucha gente por el camino
  • significa que las grandes decisiones de tu vida las tienes que tomar tú, basadas en tus valores, en tus creencias y en quien tú eres
  • significa que no todo el mundo entenderá lo que haces o lo que dices, pero si es tu camino, habrá que seguir hacia adelante

 

 

Ninguno de nosotros sabemos cuánto nos queda, así que nos toca disfrutar lo que tenemos. Y “disfrutar” es, para cada uno de nosotros, algo diferente. Es más, para cada uno de nosotros, y según el momento que estemos viviendo… algo diferente. Hay épocas más movidas, épocas más calmadas… los caminos tienen colinas, valles, días de sol y días de lluvia… así es.

Poco más puedo decir…

Un abrazo de corazón a corazón

Ana

 

 

About This Author

<p>Al terminar mi cuarto año de medicina tuve mi primer contacto con la quiropráctica, y al profundizar en su conocimiento encontré un nuevo sentido a todo.</p>

Comments are closed