Lo que importan son las personas

  • 8 marzo 2018

Hoy es un día especial para mí. Celebro 10 años desde que abrí mi primera consulta. Un aniversario especial que pretendo celebrar.

Hoy también es un día en el que se celebra o se reivindica a la mujer, y tengo que reconocer que me ha despertado muchos sentimientos encontrados.

Ni que decir tiene que estoy en contra de la violencia de género, de los abusos que muchas mujeres sufren en otros países y la falta de libertados básicas con las que tienen que vivir. Por favor, que no quepa la menor duda de todo eso.

Con lo que no sé si estoy totalmente de acuerdo, es con la manera que tenemos de lidiar con éste y con otros temas. Tendemos a “compensar” un problema con el opuesto, y eso creo que no es solución muy real. Tendremos el riesgo de acabar con la injusticia en el otro lado.

Hoy no escribo para hablar del problema de la mujer, sino del valor inherente de las personas. Cuando quitamos toda la “mierda” que nosotros mismos ponemos, se queda lo que realmente importa. En serio… quitar los calificativos siguientes:

  • blanco-negro
  • hombre-mujer
  • nacionalista-no nacionalista
  • cristiano-musulman
  • y un larguísimo etc…

¿Qué queda? queda lo que importa. Lo que somos. PERSONAS. TODOS DIFERENTES. 

Y eso supone que tenemos cualidades que nos separan, que nos hacen diferentes, más válidos para unas cosas y menos para otras. ¿Mejores o peores? No. Simplemente diferentes. La naturaleza es sabia, de eso no tengo ni duda, y nos ha hecho diferentes para adaptarnos en diferentes ambientes, poder hacer diferentes cosas y poder sacarle el mayor partido a la vida viviendo de diferentes maneras.

Hasta nuestros cuerpos son distintos 🙂 Me encantaría llegar a bailarina de ballet profesional, pero cuanto antes acepte que no tengo cuerpo para eso… mejor. 🙂

No es ni bueno ni malo. Creo que lo convertimos nosotros mismos en algo malo cuando dejamos de aceptar nuestros propios talentos y olvidamos que los que realmente importamos, somos nosotros…. las personas, lo que podemos hacer, con nuestras limitaciones y talentos.

Yo hoy celebro el privilegio que han sido estos 10 años de consulta. 10 años en los que he tenido la oportunidad de servir a las personas, que sin duda, son lo que más me importan. Y les he servido como mejor he sabido y podido, con lo que mejor se hacer: la quiropráctica.

Un abrazo de corazón a corazón

Este artículo se lo dedico a mi madre. Una mujer que me ha enseñado con su ejemplo que su trabajo importa, la fuerza que tiene y que sin duda, sin ella, mi vida no habría sido igual… ¡ni color!

About This Author

<p>Al terminar mi cuarto año de medicina tuve mi primer contacto con la quiropráctica, y al profundizar en su conocimiento encontré un nuevo sentido a todo.</p>

Comments are closed