Usando la mente como un GPS

  • 8 febrero 2018

El otro día publiqué un artículo en la consulta sobre la importancia de dónde ponemos la atención centrado en temas de Salud, que es lo que nos concierte más en la consulta, pero hoy amplío el tema a la vida en general y lo comparto con todos vosotros.

Hay una frase en inglés que dice… “where attention goes, energy goes”

Que basicamente quiere decir que la energia va donde ponemos la atención.

¿Y eso qué quiere decir? Que tenemos que tener un poco de cuidado con lo que pensamos, lo que queremos y con el tipo de pensamientos que tenemos…

 

A ninguno de nosotros se nos ocurriría escribir en el GPS la dirección de un sitio a donde no queremos ir, con la esperanza de que nos llevara al sitio deseado 🙂 ¿Y eso dónde es? Todos sabemos que cuanto más clara ponemos la dirección en el GPS, más rápido y más probabilidades tendremos de llegar.

 

El GPS es una máquina, lo sé, y nuestra mente algo mucho más complejo, con partes que podemos controlar y otras tantas que no. Tal vez muchas partes de nuestro subconsciente están un poco escondidas, pero están sujetas a entrenamiento 🙂 Mucho de cómo somos es consecuencia de aprendizaje, hábitos y pura copia de lo que veíamos alrededor cuando crecíamos.

 

Hoy en día, un poco creciditos, y desde luego, mucho más conscientes de que tal vez muchas cosas de las que llevamos encima son patrones aprendidos, podemos hacernos la vida un poco más fácil 🙂

 

Para eso, os planteo una serie de preguntas

  • ¿a dónde quiero ir?

Acordaros del GPS. Todos tenemos cosas en nuestras vidas que preferiríamos cambiar, mejorar o evitar. Desde la analogía del GPS, en vez de formularlo como algo que no queremos… plantéate dónde preferirías estar 🙂 La solución es la misma, la perspectiva no, y desde luego la motivación para afrontar el posible problema, tampoco.

 

  • ¿Qué está mejor?

No sé vosotros, pero la paciencia no es uno de mis grandes talentos, y ser capaz de disfrutar los pequeños logros que se van consiguiendo cada día me ayuda. No es algo natural en mí aceptar que las cosas llevan su tiempo, y tampoco pretendo cambiar lo que soy o quién soy, pero sí puedo disfrutar del proceso celebrando lo que se va consiguiendo, me hago la vida más fácil.

 

  • ¿hay algo que yo pueda hacer para acercarme a lo que yo quiero?

Ésta, solo escribirla, cuesta. Supone aceptar la responsabilidad de lo que nos pasa y de lo que queremos hacer. Hay un equilibrio entre lo que se quiere y lo que hay que hacer para conseguirlo.

Yo puedo querer una medalla de oro en las siguientes olimpiadas pero no quiero entrenar lo que hace falta para conseguirla…

Así puesto, parece claro e imposible conseguirlo 🙂 Y así pasa con todo 🙂

Cada uno sabrá lo que está dispuesto a conseguir y creo que nadie puede tomar esa decision por nosotros. Porque nadie sabe lo que realmente queremos y lo que realmente estamos dispuestos a hacer, nuestras posibilidades, miedos, bloqueos etc… Y a veces, sin más, no nos da la gana. No pasa absolutamente nada, pero luego tenemos que aceptar que no tenemos medalla de oro 🙂

 

La vida es sencilla. O eso siento a veces. El resto del rato me la complico muchísimo. Ojalá fuera sencilla todo el rato 🙂

 

Un abrazo enorme de corazón a corazón

Ana

 

 

About This Author

<p>Al terminar mi cuarto año de medicina tuve mi primer contacto con la quiropráctica, y al profundizar en su conocimiento encontré un nuevo sentido a todo.</p>

Comments are closed