Una receta para los excesos de las fiestas :)

  • 28 diciembre 2017

Estamos en medio de la locura de las fiestas… para la mayoría de nosotros supone comer mucho, peor que de costumbre, beber más de la cuenta y un cambio radical de horarios…

Cada uno sabrá lo que tiene que hacer 🙂 desde luego no seré yo la que os diga lo que tenéis que hacer o no, pero tal vez pueda compartir un pequeño truquito que  pueda ayudaros a “superar” los excesos de las fiestas. 

Antes de eso…

Mi recomendación es que después de una buena comilona hagáis un día de ayuno al día siguiente. Dejad que vuestro cuerpo descanse. Tomad infusiones, caldos, sopas o algún pure hecho en casa. Vuestro cuerpo os lo agradecerá 🙂 

Una gran comilona no hace daño… lo que hace daño es el pienso continuo en el que estamos. Dejad de comer de vez en cuando y veréis lo bien que sienta… 🙂 Y cuesta mucho menos de lo que parece 🙂

Ahora sí… ahí va el truquito 🙂

Tal vez no la conozcáis, pero de novedad tiene poco 🙂

En el mundo del canto se conoce mucho porque es perfecto para la garganta, pero la verdad es que los usos son variados 🙂 Desde, como os decía, la garganta, hasta el dolor de tripa y digestiones pesadas, esa sensación de “frío metido en el cuerpo” y simplemente cuando apetece tomarse una infusión calentita 🙂

INGREDIENTES

  • jengibre fresco
  • 1 limón
  • limón al gusto
  • 1 litro de agua

Poned el agua a hervir, lavad bien el limón, sin pelar ni nada, partidlo en 4 pedazos, y echarlo al agua. Coged un buen trozo de raíz de jengibre bien fresca, peladla con un cuchillo, cortadla en rodajas, y echadlo también.

Dejad hervir entre 10 y 15 minutos.

La miel la podéis echar en el momento de tomar la infusión, al gusto 🙂

Se mantiene muy bien en el frigorífico. Ya sé que venden multitud de infusiones de jengibre en las tiendas… nada como algo fresco hecho en casa 🙂

Por hoy os dejo. Mis mejores deseos para los últimos días del 2017. ¡¡¡Seguiremos en contacto en el 2018!!! 

Un abrazo de corazón a corazón 🙂

Ana

 

About This Author

Al terminar mi cuarto año de medicina tuve mi primer contacto con la quiropráctica, y al profundizar en su conocimiento encontré un nuevo sentido a todo.

Comments are closed