Un equilibrio complicado :)

  • 30 noviembre 2017

Se acerca diciembre y para mí es un buen momento para reflexionar. Todavía queda un poco de tiempo que “disfrutar” de este 2017, y por supuesto que lo disfrutaremos, pero también nos queda tiempo para “preparar” el año que llega.

Disfrutar y preparar 🙂 Creo que ésta es la clave de el artículo de hoy. A ver si consigo explicarme bien 🙂

No sé qué tal se os da el equilibrio en vuestras vidas, pero tengo que reconocer que no es mi gran talento, y tengo que centrarme cada en día en buscarlo.  A nivel profesional, personal, en mis relaciones etc… y con lo que respecta al 2017 que se va y el 2018 que llega, lo mismo.

Por una parte quiero vivir mi vida disfrutando de cada momento, de cada instante y oportunidades que surgen, aceptando todo lo que no está bajo mi control, y entendiendo  que así disfrutaré lo que queda de este 2017 ,que tan intenso ha sido.

Por otra parte, también sé, que no puedo vivir mi vida sin ningún tipo de rumbo ni planificación, simplemente levantándome por las mañanas esperando a ver lo que trae el día. Tampoco cogería el coche esperando llegar a un sitio que no conozco sin poner un GPS. De hecho, cuanto más específica sea la dirección que ponga en el GPS, más oportunidades tengo de llegar al sitio que quiero llegar, así que parte de mi rutina al final de un año, es plantearme qué quiero para el año siguiente y hacerme una serie de preguntas…

  • ¿Qué quiero? Lo más específicamente posible…
  • ¿Por qué?
  • ¿Cómo me sentiré si lo consigo?
  • ¿Cómo sabré si lo alcanzo?
  • ¿Para cuándo quiero conseguirlo?
  • etc…

Y todo esto sin dejar de vivir el presente, sin dejar de aceptar que no todo ocurre porque yo quiero o porque yo he decidido que es mi objetivo. 

¿Cómo se mezclan las dos, disfrutar y preparar? Pues con mucho cuidado 🙂. A mí a veces me cuesta y tiendo de más hacia un lado o hacia otro… creo que nunca llegaré a estar justo en el medio. Es trabajo de una vida entera, pero el ser consciente de los dos lados es, para mí, muy positivo.

Os invito a disfrutar de cada momento, a dejaros llevar, y a la vez, a poner por escrito todas esas cosas que queréis, todos esos objetivos, pero contestando cada pregunta y creando un plan de acción 🙂 Acordaros del ejemplo del GPS, si no sabemos dónde vamos, no llegamos. Con los objetivos pasa lo mismo. Necesitamos un buen mapa. Tal vez escriba un artículo sobre todo esto un día de estos… ¿os parece?

Por hoy os dejo con un abrazo de corazón a corazón. 

Y suerte encontrando el equilibrio 🙂

Ana

About This Author

Al terminar mi cuarto año de medicina tuve mi primer contacto con la quiropráctica, y al profundizar en su conocimiento encontré un nuevo sentido a todo.

Comments are closed