Lo bueno de los días lluviosos…

  • 14 septiembre 2017

Se acerca el otoño, los días de lluvia y se nos va el moreno… La vuelta al cole, a la rutina, caras largas y lo bien que lo hemos pasado en verano.

Creo que no se trata de preferir los días de lluvia a los días de sol, pero ¿sabéis qué? que sin los días de lluvia, no apreciaríamos tanto esos días de sol… La vida está llena de esas paradojas que nos permiten disfrutar mucho más.

  • Sin días fríos, no disfrutaríamos del calor... y sin días de bochorno, no valoraríamos los días fresquitos.
  • Nada como un día malo para valorar lo bien que se está cuando se está bien.
  • Hace falta oscuridad para apreciar la luz, y si no recordar cómo de niños nos metíamos debajo de las mantas para poder jugar con una linterna… sin esa oscuridad, no se puede apreciar la luz en condiciones.
  • No valoramos lo que es dormir bien hasta que pasamos una noche en vela.
  • Sin noche no habría amanecer.
  • Sin trabajo no habría vacaciones.

Dejo puntos suspensivos porque como os podéis imaginar, hay miles de ejemplos. Todo esto, aunque os sorprenda, tiene hasta nombre 🙂 Se llama “La ley de los opuestos”, que dice que para experimentar algo debemos experimentar su contrario.

Creo que es vital recordarlo porque muchas veces queremos solo un lado de la vida, y eso, no existe. No se puede tener éxito sin fracasar, no se puede ser feliz sin sufrir y lo más importante, no se puede vivir sin morir.

No es fácil, sin duda, pero nos toca aceptar las dos partes.

Por hoy, os dejo. Así, cortito.

Un abrazo enorme, y como siempre, de corazón a corazón.

Ana

About This Author

<p>Al terminar mi cuarto año de medicina tuve mi primer contacto con la quiropráctica, y al profundizar en su conocimiento encontré un nuevo sentido a todo.</p>

Comments are closed