¿Qué tienen todas estas personas en común? sorprendente…

  • 28 septiembre 2016

Nadie es perfecto. Todos tenemos algo que nos afecta más o menos. Limitaciones físicas, económicas, de relaciones y un largo etc…

Todos tenemos grandes sueños de niños y a medida que vamos creciendo, madurando y aprendiendo, vamos integrando muchas de esas limitaciones hasta el punto de verdaderamente creernos que vivimos limitados.

Yo viví muchísimo tiempo creyendo que por mi epilepsia tendría que dejar de hacer o de ser muchas de esas cosas que tanto quería. Durante años creí en todas esas limitaciones y hoy en día tengo momentos en los que se me reavivan muchos de esos sentimientos.

En vez de centrarme en todo lo que soy capaz de hacer, tengo días en los que lo único que me viene a la cabeza es todo eso que no puedo hacer y he tenido que sacrificar.

La epilepsia no la he elegido yo, pero sobre lo que sí tengo libertad absoluta es sobre cómo quiero vivirla, y en eso estoy.

Por casualidad, un día se me ocurrió buscar en Google famosos con esta enfermedad.

Aquí tenéis la lista que encontré:

  • Van Gogh
  • Newton
  • Napoleón
  • Neil Young
  • Agatha Christie
  • Charles Dickens
  • Einstein
  • Alejandro Magno
  • Alfred Nobel
  • Michelangelo
  • Leonardo Da Vinci
  • Julio Cesar
  • Edgar Allan Poe
  • Aristoteles
  • Roosvelt
  • Lewis Carrol
  • Haendel
  • Dostoyevsky
  • Carlos V de España
  • Pitágoras
  • Hannibal
  • Berlioz
  • Lord Byron
  • Luis XIII de Francia
  • Lutero
  • Tchaikovski
  • Schumann
  • Sócrates

 

¿Qué he aprendido de esta lista? Pues la verdad es que lo primero de lo que fui consciente es de que la limitación está realmente en mi cabeza. Grandes filósofos, genios de la física, músicos y grandes personajes fueron capaces de sacar su mejor versión y destacar sobre otras tantas personas que no padecían epilepsia.

Ya sé que esto no implica que soy un genio, ni mucho menos, además, ni lo pretendo, pero sí que creo que nos ayuda a recordar que aquello que vemos como una limitación concreta y real tal vez no lo sea tanto.

Piensa en tus sueños, en lo que realmente quieres y te motiva… ¿para qué has venido a este mundo? ¿Qué es lo que te hace especial y único? A la mayoría nos salen expresiones como:

  • ya, pero…
  • es que….
  • si no tuviera…

Sé consciente de los pensamientos que te vienen a la cabeza, y a pesar de todo, sigue hacia adelante. Creo que es más cuestión de perseverancia que de talento. ¿Cuántas veces fracasaron estos genios? ¿Cuántas veces les dijeron que no podrían, que era imposible y que no llegarían a nada?

Los genios, la mayoría se hacen, no nacen, y con nosotros, los no genios, pues va a pasar un poco lo mismo. El éxito se lucha, se pelea y se persigue con constancia.

No sé qué objetivos tenéis. Cada uno tendrá el suyo, pero lo que sí sé es que el mayor límite está dentro de vuestra cabeza.

Yo no tengo ambición de ser famosa mundialmente, pero sí me gustaría que aquellos con los que he convivido a lo largo de mi vida lo hayan hecho de una manera más plena y rica. He elegido una profesión que me ayuda a completar ese objetivo, y fuera del trabajo procuro tener el mismo impacto.

Está claro que no siempre me sale y que tendré que seguir luchando por mejorar, aprender y seguir evolucionando. Lo que sí tengo claro es que la epilepsia no tiene por qué ser un límite y que depende de mí que lo sea o no. Así de sencillo.

Párate a pensarlo un segundo: ¿cuántas excusas nos damos al final del día? ¿Cuántos límites ficticios nos ponemos? Lanzarse a por algo que realmente queremos da miedo y asusta, y ese es realmente el mayor bloqueo que tenemos, autoimpuesto, para no salir de la zona de confort. El miedo: al qué dirán, al rechazo, a no conseguirlo, a que el esfuerzo no valga para nada y un larguísimo etc… Y ¿dónde está ese miedo realmente?: en nuestra cabeza. A ver si poco a poco somos capaces de observar ese miedo, sentirlo y no dejar que nos influya a la hora de tomar decisiones. Porque la verdad es que si estamos esperando a que las circunstancias sean las perfectas, nos podemos pasar toda una vida esperando.

¿Qué tienen todas esas personas tan especiales en común? Que no dejaron que nada se interpusiera en su camino.

He puesto este grupo de personas porque a mí me inspiran por mi situación, pero estoy segura de que hay muchísimas personas de ese estilo que tuvieron que enfrentarse a otras muchísimas limitaciones, físicas, económicas, familiares etc… y a pesar de todo lucharon por ser quienes querían ser.

Deseo de corazón que nos sirvan como ejemplo y motivación para seguir adelante. Al fin y al cabo, si estas personas pudieron, ¡nosotros también!

¡Y que nadie diga lo contrario!

About This Author

<p>Al terminar mi cuarto año de medicina tuve mi primer contacto con la quiropráctica, y al profundizar en su conocimiento encontré un nuevo sentido a todo.</p>

Comments are closed