¿Para qué sirven las vacaciones?

  • 28 agosto 2015

Hace unos días os sugería una reflexión… os preguntaba si las vacaciones nos sirven para desconectar o para reconectar.

Hoy comparto con vosotros mis impresiones sobre lo que son las vacaciones para mí.

Que la mayoría de nosotros cogemos las vacaciones con muchas ganas es poco decir. Es curioso como a veces la semana anterior a las vacaciones parezca tener más días, y las horas más minutos. Nos entra la ansiedad, dejamos de vivir en el presente pensando en los días de descanso, de desconecte. Nos vienen imágenes a la cabeza de días sin horarios ni reloj, buen tiempo, salir de la rutina, cervecitas, largas conversaciones en alguna terraza y paseos en buena compañía; mañanas sin despertador, comidas sin horario y sobre todo días sin prisas… nada de prisas.

Desconectar es importante. Nos da perspectiva, nos permite descansar y tal vez ser conscientes de partes de nosotros mismos que en el día a día no tenemos ni tiempo de observar. Hasta ahí… fantástico.

A veces tengo la sensación de que las vacaciones también las usamos para olvidar, para alejarnos de lo que somos, tenemos o hacemos, para salir de una rutina en la que nos sentimos atrapados y para poder, al menos durante unos días, vivir como realmente queremos vivir. Es esto precisamente lo que me asusta, porque no estoy dispuesta a disfrutar de la vida 4 semanas al año 🙂

 

  • Quiero vivir una vida basada en un propósito más grande que yo misma y que me inspire a dar la mejor versión de mí. No quiero vivir una vida de la que tenga necesidad de alejarme.
  • Quiero poder disfrutar de cada momento que la vida mi regala, con lo bueno y con lo malo, y no estar llena de horarios que solo me impiden vivir el presente.
  • Quiero vivir una vida que me recarga cada día; no quiero tener que ir de vacaciones de vez en cuando para recargar pilas por culpa de una vida que me desgasta.
  • Quiero vivir una vida con valor y conciencia, sintiendo y experimentando cada segundo sin tener la necesidad de tapar con experiencias, alcohol o compañías por miedo a sentir el dolor que la vida trae a veces.
  • Quiero vivir una vida en mi casa, en mi ciudad, y poder disfrutar de los viajes u otros lugares sin que salir se convierta en una necesidad porque me siento atrapada donde vivo o donde trabajo.
  • Quiero vivir una vida en la que me atrevo a vivir conmigo misma y disfruto de mi compañía sin necesidad de estar haciendo cosas todo el rato.
  • Quiero vivir una vida en la que disfruto mi trabajo lo suficiente para no acabar con depresión post-vacacional cada vez que me tomo unos días
  • Quiero poder crear días llenos de ilusión y ganas de experimentar cosas nuevas a pesar de estar en el mismo sitio y con la misma gente.

Todo esto para mí supone vivir desde dentro. Que la ilusión, el descanso, la vitalidad y las ganas de disfrutar de la vida dependan de nosotros, que salgan de dentro, en vez de necesitar buscarlo fuera.

 

Nadie dice que sea fácil, pero trabajo cada día por buscar dentro de mí lo que hace falta para llegar ahí. Supone vivir más conscientemente, en el trabajo y en casa, en las relaciones, y tal vez viendo las situaciones con cierta perspectiva.

Supone tener el valor de preguntarse a uno mismo qué es lo que realmente se quiere e ir a por ello.

Ánimo valientes, y para todos aquellos que siguen de vacaciones… disfrutad cada segundo.

 

 

Leedlo, compartidlo, pero sobre todo… disfrutadlo 🙂

 

About This Author

<p>Al terminar mi cuarto año de medicina tuve mi primer contacto con la quiropráctica, y al profundizar en su conocimiento encontré un nuevo sentido a todo.</p>

Comments are closed